País. Hoy se celebra el Día del Amigo en múltiples países alrededor del mundo. Se trata de un festejo que tuvo su origen en nuestro país a partir de una iniciativa civil que tomó la fecha de otra importante efeméride que se recuerda este 20 de julio: el alunizaje del Apolo XI.

El odontólogo Enrique Febbraro, vecino de Lomas de Zamora formado como profesor de psicología, filosofía e historia, se hallaba en su casa del conurbano cuando observó en la televisión a Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminar en el satélite natural de la Tierra. “Un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”, fue la memorable sentencia del primero de los astronautas al bajarse del módulo espacial y recorrer la superficie lunar.

El argentino se sintió profundamente conmovido por el suceso y, en esa misma noche, comenzó a escribir una carta en la que postuló que la llegada del Apolo XI a la Luna se sintió como “un gesto de amistad de la humanidad hacia el universo”. Uno de los lemas más recordados de la misiva en la que le pidió al mundo que la fecha se transformara en el Día del Amigo fue “un pueblo de amigos es una nación imbatible”.

La carta tuvo mil copias y se tradujo a siete idiomas. Los sobres fueron enviados a referentes globales, a los que pudo llegar por sus contactos en el Rotary Club. Su campaña por instaurar esta fecha en otras latitudes había comenzado.

Primero fue la provincia de Buenos Aires, que en 1979 promulgó en el Boletín Oficial el Día del Amigo. Cuatro años después, decretó que Lomas de Zamora, la cuna de Febbraro, fue la “capital provincial de la amistad”. Desde entonces, la fecha propuesta por el odontólogo se extendió a cuentagotas y fue adoptada por países cercanos a la Argentina geográfica o culturalmente, como Uruguay, Brasil, España y Chile.

La obra de Febbraro continuó con su vida y fue reconocido por innumerables organizaciones y gobiernos. De esta manera, en 1989, fue declarado Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires y, en 1992, de la ciudad de Miami.

El Rotary Club, organización que le había posibilitado la difusión de su propuesta para el Día del Amigo, lo celebró con la distinción Paul Harris del Rotary International. Sumado a esto, fue nominado al Premio Nobel de la Paz dos veces y, en 2003, la Cámara de Diputados lo declaró “Mayor Notable Argentino”.

Luego de ver cómo su iniciativa se instaló en la región, Febbraro falleció en 2008 en su casa del barrio porteño de San Cristóbal. Dos años antes de su muerte, cuando su trayectoria ya lo precedía, dijo en una entrevista lo que para él significaba ser un amigo para alguien: “Es una persona real, que ronca, que tiene mal carácter y que uno lo aguanta porque lo conoce. El amigo es otro cuero”.

Pese a lo que hizo este argentino por instalar esta celebración, la fecha global establecida por la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) en 2011 es el 30 de julio, Día Internacional de la Amistad.

Por c2510961