Quién es Enrique Balbi, el capitán que le puso el rostro al desastre del submarino ARA San Juan
Es vocero de la Armada desde hace más de dos años. Familia militar y obsesión por la búsqueda.
Enrique Balbi, vocero de la Armada Argentina.

Enrique Balbi da unos pasos frente a uno de los costados del Edificio Libertad, en Retiro. Desde hace más de dos años que comanda el equipo de comunicación de la Armada, pero nunca tantas cámaras lo tuvieron en la mira.

Pasaron 48 horas desde que un submarino con 44 argentinos, marinos, amigos, alumnos de Balbi, desaparecieron, pero el capitán se mantiene sereno. Impecable, como el blanco de su gorro y su camisa.

Dos semanas después la realidad es muy distinta: el militar es la cara más conocida de una catástrofe nacional, que tiene en vilo al Gobierno, da hasta dos conferencias de prensa por día que son seguidas por millones de argentinos, y la vida de los desaparecidos ya se da por perdida. Capitán de tormentas.

Enrique, para los amigos, es "Quique". Es padre de una familia de tres hijos -Belén, de 24 años, y los mellizos Matías y Nicolás, de 27-, está casado desde hace 24 años con Patricia Jarrige, y viven en Olivos.

Tiene 52 años muy bien llevados: incluso varias mujeres de la Armada crearon un grupo de WhatsApp dedicado exclusivamente a elogiar sus atributos.

Balbi es segunda generación de submarinista -su fallecido padre, Américo, le marcó el rumbo-, tiene estudios universitarios y una carrera militar de 30 años, donde fue comandante del submarino Salta y director de la Escuela de Submarinos y Buceo, entre otros cargos.

Ironías de la vida: fue el segundo a cargo del navío ausente a comienzos de este milenio.

"Balbi conoce a muchos de los que desaparecieron, y hasta egresó a varios. Por eso él se toma la búsqueda como algo personal y no político. De hecho, bajó línea para que su gente no se meta en las internas, y que se dediquen sólo a lo técnico: por eso no da entrevistas, está obsesionado con la precisión de lo que informa", dice un oficial de la Armada que lo sigue de cerca y lo admira.

La relación entre el capitán y muchos de los tripulantes no es menor: cuando homenajearon a la teniente Eliana Krawczyk -una de las desaparecidas-, en Misiones, Balbi la llevó hasta su Oberá natal.


Fuente: Revista Noticias

 

Comentá esta nota