Prevén una reducción del 5,7% de la superficie en la siembra de soja
Por segundo año consecutivo cae el área sembrada con la oleaginosa, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Habría un 1,1 millones de hectáreas menos que en el ciclo 2016/2017.
Siembra de soja.
Todas las energías de los productores agrícolas están puestas en el inminente inicio de la siembra de soja de primera, pero por la situación de emergencia hídrica que afecta a Buenos Aires, el este de La Pampa, el sur de Córdoba y el sur de Santa Fe se pronostica una caída del 5,7% de la superficie disponible para la siembra de soja con respecto a la campaña del año pasado.

Según un informe precampaña del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la expansión del área prevista para cultivos como maíz y girasol, sobre el centro y norte del país, y la recuperación de áreas trigueras en el extremo norte de la región agrícola reducirán la superficie disponible para la siembra de soja de esta campaña.

El informe afirma que, por segundo año consecutivo, la siembra reducirá su área a escala nacional, cayendo a una superficie estimada de 18,1 millones de hectáreas, y registrará una merma interanual de 1,1 millones, lo que reflejaría una caída de 5,7% respecto del ciclo pasado.

Gonzalo Hermida, coordinador de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales, dijo a La Nación: "El año pasado aumentaron principalmente el maíz y el girasol, y este año la situación es similar, pero la superficie sigue cayendo porque hay áreas afectadas por las inundaciones. Si las condiciones climáticas mejoraran, se sembraría maíz tardío, que tiene una ventana de siembra más amplia que la soja".

Hermida destacó también que desde la Bolsa están observando un crecimiento de hectáreas sembradas de soja en el norte del país, como en Chaco, Salta y el norte de Santa Fe. Eso podría compensar el número de superficie sembrada a nivel nacional.

Según datos de la entidad, la superficie sembrada en la campaña 2015/2016 cerró en 20,1 millones de hectáreas cosechadas, la de 2016/2017 en 19,2 millones (900.000 menos), y este año las estimaciones caen a 18,1 millones (1,1 millones menos).

Si se compara el ciclo 2015/2016 con la campaña actual, la superficie sembrada se habría reducido aproximadamente un 10% según sus estimaciones.

El documento explica que "la superficie comprometida supera los seis millones de hectáreas, cifra que crece luego de cada frente de tormenta y se contrae lentamente en los lapsos de buen clima. En el contexto actual, en el cual luego de cinco campañas húmedas las napas freáticas permanecen próximas a la superficie, incluso el frente de tormenta más débil puede sumar hectáreas comprometidas".

Además, afirma: "Si bien la superficie comprometida para la producción de cultivos extensivos se reduce a poco más de un millón de hectáreas, cifra considerablemente menor que el total del área afectada, no deja de ser una superficie significativa que reduce el área agrícola nacional prevista para este nuevo ciclo".

El analista Gustavo López, director de Agritrend, en cambio, afirmó: "Estoy de acuerdo con la expansión y el crecimiento del maíz, pero no estoy tan convencido de una caída tan fuerte de la soja".

Según el especialista, será determinante lo que pase con el clima en los próximos meses. "Todos opinan que el maíz le va a sacar espacio a la soja, pero cuando uno hace los márgenes se da cuenta de que los precios de la oleaginosa no son tan malos".

López dijo además que en la zona núcleo la soja sigue siendo más rentable que el maíz y que además del precio hay que analizar otros factores, como los rendimientos, si los campos son alquilados o propios, los costos del flete o el estado de los caminos.

"A favor, el maíz permite buenos rendimientos, tiene la posibilidad del maíz tardío, pero hay costos de flete y un precio cosecha que no es espectacular. La soja tiene menos costos, buen precio y la posibilidad de hacer casi una soja de segunda", concluyó.

Fuente: La Nación


 

Comentá esta nota