Por qué esta escuela prohibió las tareas y pide a los niños que lean
Se les pide que solo hagan una cosa para ayudarles académicamente: leer durante 20 minutos cada noche.
Una escuela de la Florida prohibió las tareas y pide a los niños que lean. Foto: iStock
Por Valerie Strauss

Los estudiantes de la escuela primaria de un distrito escolar de la Florida van a encontrar una nueva (y polémica) política de bienvenida cuando regresen a la escuela para arrancar el año escolar 2017/18: ninguna tarea para hacer en casa.


Se les pide que solo hagan una cosa para ayudarles académicamente: leer durante 20 minutos cada noche.

Heidi Maier, la nueva superintendente del distrito escolar que coordina a 42,000 estudiantes del condado de Marion (Florida), señaló en una entrevista que tomó la decisión tras una sólida investigación sobre lo que funciona mejor para el rendimiento académico de los estudiantes.

Eso puede parecer algo insólito, pero en el mundo de la educación, los políticos suelen hacer un montón de medidas sin saber ni preocuparse por lo que dicen las investigaciones.

La política se aplicará a todos los estudiantes de la escuela primaria del distrito (cerca de 20,000) pero no a los jóvenes de educación intermedia ni secundaria.

Maier, una experta en lectura que comenzó a dirigir las escuelas de Marion después de trabajar como profesora de maestros en el Central Florida College, admitió que tomó esta decisión después de analizar una investigación que señalaba que la tarea tradicional en los primeros años no impulsaba el rendimiento académico. En cambio, leer y hacerlo en voz alta, sí que lo hace.


Foto: iStock


Un meta-análisis publicado en 2016 concluyó que la tarea en la escuela primaria no contribuye al logro académico y tiene solamente un efecto modesto en los estudiantes más mayores.

Aunque la tarea ha sido un tema polémico en la educación infantil, no existe ningún estudio experimental sobre los posibles efectos de asignar una tarea.

Los expertos dicen que la investigación es clara sobre los beneficios de una lectura diaria, escogiendo sus propios libros, leyendo en voz alta y escuchando a un lector adulto hablar de forma fluida.

Maier citó el trabajo de Richard Allington, un experto en lectura, que ha investigado y escrito extensamente sobre cómo enseñar a los estudiantes a leer.

"La calidad de la tarea asignada es tan pobre que simplemente hacer que los niños hagan lectura para reemplazar la tarea con lecturas auto-seleccionadas fue una alternativa más poderosa. Tal vez algún tipo de tarea podría aumentar los logros académicos, pero si es algo que se haga de forma poco frecuente en las escuelas de Estados Unidos", comentó Allington a través de un correo electrónico.



Foto: Infobae

Maier dijo al respecto que eso permitiría que los estudiantes pudiesen seleccionar su propio material de lectura y recibirían ayuda de los maestros y bibliotecas escolares.

Para aquellos niños que no tienen un adulto en casa que les ayude a leer, los voluntarios, los audiolibros y otros recursos están disponibles.

La experta aseguró que ha recibido comentarios de padres y profesores que aplauden la decisión, aunque algunos se mostraron escépticos.

"Tenemos que dar un mensaje claro y explicar por qué esto es beneficioso", apuntó.

La tarea ha sido un tema candente para los educadores y las familias durante más de un siglo.

A finales del siglo XIX, el veterano de la Guerra Civil Francis Walker pensó que la tarea de matemáticas dañaba la salud de los niños y la prohibió en todo el país.

The Ladies Home Journal dijo que la tarea era algo "bárbaro" y muchos educadores dijeron que causaba problemas nerviosos y enfermedades del corazón en niños.

La tarea, por supuesto, llegó a tener importancia en la educación y los defensores ahora dicen que ayuda a retener la información de los recuerdos de los más pequeños, así como a establecer rutinas.



Foto: AFP

El Condado de Marion se unirá a un pequeño grupo de escuelas y distritos cuyos líderes han decido intercambiar tareas tradicionales por la lectura diaria en la primaria.

Aunque no hay conclusiones definitivas, los educadores informan que los resultados de las pruebas y otros aprendizajes no han sufrido por esta decisión.

Fuente: The Washington Post


 

Comentá esta nota