El kirchnerismo vuelve a apelar a las candidaturas testimoniales como ya lo hizo en 2009