En Córdoba, una promesa del boxeo simuló su propio secuestro y quedó detenido junto a una mujer
Fabián Velardes, quien integró el seleccionado nacional en dos Juegos Panamericanos, está detenido por extorsión. Según la causa, el cordobés le pedía dinero a su mánager para la supuesta liberación. Tras 10 horas de negociaciones, él mismo fue a cobrar el rescate.
Fabián Velardes, ex boxeador cordbés que simuló su propio secuestro.

Los detectives de la división Antisecuestros aguardaban agazapados que alguien buscara el dinero.

Ya habían pasado más de 10 horas del inicio de las negociaciones y el domingo amenazaba con irse. A esa altura, varios se miraban entre sí con cara de entender poco.

Fue entonces cuando todo se transformó en certezas. Un joven y una muchacha aparecieron en la estación de servicio que figuraba como el punto para el pago del rescate y pronto se dirigieron hasta el tacho en el que estaba el bolso con el dinero.


Cuando lo sacaron, los policías de civil ya los estaban rodeando. La cara del joven resultaba conocida.

- Disculpame, ¿vos estás secuestrado?, le preguntó uno de los agentes.

El muchacho, no era otro que el mismísimo Fabián Velardes, se supo perdido.

En ese momento, la presunta víctima del secuestro extorsivo se convertía en autor del delito de extorsión.

Un autosecuestro que hoy tiene detenido a quien fue una promesa incumplida del boxeo cordobés. Junto con él está también imputada una jovencita que habría actuado como su cómplice.

Un caso que mantuvo en vilo durante casi todo el domingo a los investigadores de la división Antisecuestros de la Policía de Córdoba y a la Justicia federal.

Según distintas fuentes consultadas por La Voz del Interior, todo comenzó alrededor de las 11 de ese día, cuando el promotor del ahora ex boxeador Fabián Velardes (32) recibió la llamada que jamás hubiera querido escuchar.

Velardes fue toda una apuesta del boxeo local en la primera década de este siglo.

Tras una gran campaña amateur en la división superwelter (hasta 69 kilos), representó al país en los Juegos Panamericanos de San Juan de Puerto Rico, en 2001 (cayó en semifinales), y en los de Santo Domingo (República Dominicana) en 2003 (perdió en cuartos de final).

En 2001, compartió selección con Lucas Matthysse y con Juan Carlos Reveco, que luego fueron campeones mundiales en el campo rentado.

Sindicado como un "picante", Velardes asomaba como una de las proyecciones más potentes del boxeo cordobés, según analizaban en el gimnasio del estadio Mario Kempes donde se entrenaba junto a un grupo comandado por el ex campeón mundial Santos "Falucho" Laciar.

Sin embargo, su aparición se apagó antes de deslumbrar. Ganó 10 peleas como profesional y perdió 13.

La última vez que se subió al ring, el pasado 13 de noviembre de 2015 en Río Ceballos, ganó por puntos.

Fuera del cuadrilátero se fue profundizando su otra caída, en la vida.


Amenazas

Cuando el domingo pasado a media mañana el mánager atendió su teléfono, del otro lado le dijeron que su ex pupilo, al que el hombre decía "querer como a un hijo", estaba secuestrado. Y le exigían 30 mil pesos para liberarlo.

De inmediato, el mánager comunicó a la Policía lo que estaba sucediendo, por lo que se radicó una causa en la Fiscalía Federal N° 2, a cargo de Gustavo Vidal Lascano.

Se pincharon teléfonos y se activó todo el protocolo para investigar este tipo de delitos.

Se diagramó un comité de crisis y se seleccionó a un grupo de negociadores. Fueron 10 horas larguísimas.

Las llamadas continuaron durante toda la jornada. Y, a medida que pasaba el tiempo, 
también disminuían las pretensiones de los supuestos secuestradores.

Exigieron 20 mil pesos, luego 10 mil y terminaron por pedir 1.500 pesos y un televisor.

"Lo vamos a matar"; "le vamos a cortar un dedo", "última oferta o lo matamos", eran algunas de las amenazas que le llegaban al mánager desde el auricular.

A esa altura, los investigadores se miraban entre sí. O se trataba de un narcosecuestro (episodios vinculados al mundo de la droga) o todo era un cuento.

Se advertía, en ese momento, una importante improvisación por parte de los que decían ser los captores.

A través del extorsionado, los investigadores resolvieron pactar un pago en una estación de servicio ubicada en Sagrada Familia, entre Villa Urquiza y Villa 
Siburu, al noroeste de la ciudad de Córdoba.

Las antenas que captaban las comunicaciones marcaban que los delincuentes se encontraban en esa misma zona.

Así, se dejó un bolso con dinero en un tacho y, segundos después, apareció una pareja que lo buscó.

Eran las 21 del domingo y todo cambiaba: un autosecuestro para sacarle dinero al mánager.

Velardes no opuso resistencia. Dijo que estaba "perdido" por las drogas.

Tenía el celular del que salieron las llamadas extorsivas, según apuntó una de las fuentes consultadas.

Quedó preso. Y se le abrió una causa penal por extorsión en la Justicia provincial, al igual que a la mujer que lo acompañaba, identificada como Valeria González.


Fuente: La Voz del Interior



 

Comentá esta nota