En busca de documentos, la Inspección General de Justicia inspeccionó el Instituto Patria de Cristina Kirchner
Analizó si están en regla las donaciones. Queja del ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli.
La ex presidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner saluda desde el Instituto Patria.

 El Instituto Patria, epicentro del kirchnerismo en el llano, tiene problemas de papeles.

Así lo entendió la Inspección General de Justicia (IGJ), que en las últimas horas realizó un operativo en la fundación que conduce Oscar Parrilli.

El organismo exige documentos que respalden las donaciones que recibió la entidad, un espacio que hoy oficia de refugio político para Cristina Elisabet Fernández de Kirchner.

En el Instituto Patria sospechan de la intencionalidad de la IGJ. Aseguran que presentaron todos los documentos en tiempo y forma, y que aun así, el organismo que depende del Ministerio de Justicia envió los inspectores.

El 28 de junio, la IGJ le envió una intimación al Instituto Patria y solicitó información sobre las donaciones que recibe la fundación.

Por ley, las asociaciones civiles que reciben más de $ 200.000 por mes deben presentar una declaración jurada sobre el origen de los fondos.

El miércoles pasado, el instituto de formación política de la ex Presidente respondió a la intimación. Pero la respuesta no conformó a la directora de entidades civiles de la IGJ, Susana Junqueira, quien ordenó hacer una inspección.

Anteayer, la inminente llegada de los inspectores desató la ira de Parrilli. El ex jefe de los espías se presentó en la IGJ y, sin cita previa, irrumpió en la oficina de Junqueira para protestar por el operativo, al que consideró una "persecución política".

Pero el reproche no tuvo eco y, en horas del mediodía, dos inspectores tocaron la puerta del Instituto Patria, en Rodríguez Peña y Rivadavia.

"Respondimos a la intimación por mesa de entradas y luego presentamos copia ante escribano. Igual mandaron la inspección", se quejaron en la institución.

Ya adentro de la casona, a metros del Congreso, los inspectores tomaron nota de algunas irregularidades.

Los agentes encontraron que el libro diario registraba 18 donaciones de $ 200 a $ 65.000, que sumaban $ 251.450. Pero al buscar comprobantes, sólo hallaron "bonos de contribución" sin valor legal.

Por otro lado estaba extraviado el libro de asociados. "No sabemos si la fundación tiene 300 socios o 600", explicaron en la IGJ.

El Instituto Patria, sin embargo, había denunciado en la comisaría 5ª la desaparición de esos papeles.

Por último, los inspectores constataron que el libro de asistentes a la asamblea ordinaria estaba "sin rubricar". En esa reunión se aprobaron los balances y se designó presidente honoraria a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner.

"Es muy sospechoso que no hayan tomado nota de la documentación que presentamos", señalaron en el instituto, y agregaron que las donaciones "surgen de los aportes regulares de entre $ 100 y $ 2.000 al mes, de unas 500 personas".

En la IGJ aseguraron: "Fiscalizamos todas las fundaciones, desde clubes de fútbol hasta las universidades. Por ley, el Instituto Patria debe acreditar el origen de los fondos", indicaron.

Fuente: La Nación


 

Comentá esta nota