Caso Santiago Maldonado: se acelera el juicio por la extradición de Facundo Jones Huala a Chile
El juez federal Gustavo Villanueva ya tiene las pruebas para comenzar las audiencias y determinar si se envía al jefe de la RAM a Santiago. Habrá medidas extremas de seguridad en el proceso. Otra vez mapuches incendiaron iglesias en el sur de Chile.
El líder mapuche Facundo Jones Huala, en una imagen de diciembre de 2016.

El juicio por la extradición a Chile de Facundo Jones Huala se aceleró notoriamente en las últimas semanas.

Según pudo averiguar Clarín, el juez federal subrogante en Bariloche, Gustavo Villanueva, quien tiene a su cargo la causa, se encuentra en estos días leyendo el material probatorio de la defensa del jefe de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) -a cargo de la abogada Sonia Ivanoff- y del fiscal federal en localidad.

Una vez que concluya el análisis de la información, el magistrado deberá expedirse al respecto y determinar qué es útil, qué resulta pertinente en el marco de la discusión y, finalmente, qué debería ser dejado de lado.

Después las partes tienen la posibilidad apelar la decisión del juez. Con todo, el proceso de debate no tardará mucho en llegar.

Una vez que el juicio concluya, en caso de determinarse la extradición, los defensores del "lonko" podrán apelar con un Recurso Extraordinario a la Corte Suprema.

Pero la decisión final recaerá en manos del propio presidente Mauricio Macri. El proceso total, incluyendo la decisión del mandatario, debería resolverse antes de fin de año.

La justicia chilena pretende juzgarlo por el incendio de estancias y campos en ese país, por un conjunto de delitos que podrían llevarlo 12 años a prisión, en caso de que resulte condenado.

En el Gobierno creen que Jones Huala debe pagar por sus faltas del otro lado de la frontera.

"Él tiene un pedido de extradición y hay que cumplirlo. El está preso solo por eso. Aquí no tiene causa. El provocó con sus declaraciones para que nosotros le abramos una causa pero no lo hicimos. Porque hubiese sido una excusa para no extraditarlo", indicó un alto funcionario a Clarín.

La presidente Michelle Bachelet le solicitó formalmente a Macri dar por terminado el trámite diplomático entre ambos países y facilitar el viaje a Chile del dirigente mapuche.

La Justicia Federal tiene muy presente que Jones Huala está asociado al grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y que sus militantes son violentos. No hay optimismo en este sentido.

Ya se está trabajando en un plan de seguridad para contener las que consideran "inevitables" manifestaciones agresivas que surgirán durante los alegatos en Bariloche.

El tiempo corre de prisa para Jones Huala. En la justicia en la ciudad cordillerana nadie quiere hablar de plazos, pero no pasarán meses sino apenas semanas antes de que llegue el debate público a los tribunales.

De hecho, estaba previsto que el juicio oral por la extradición del líder indígena tuviera lugar este mes.

Los plazos se dilataron por la efervescencia que rodea al caso de Santiago Maldonado, desaparecido el 1 de agosto en Cushamen, Chubut.

"Los plazos de presentación de pruebas concluyeron esta misma semana. La defensa presentó un material abundante, voluminoso y la fiscalía una carpeta más sintética. Cada uno entregó sus argumentaciones, ahora solo queda que el juez las examine y seguiremos adelante", indicó una fuente judicial que conoce la investigación.

El 10 de enero de 2013 un grupo extremista mapuche atacó las casas de los cuidadores del fundo Pisu Pisue, cerca de Valdivia, Región de los Ríos, en Chile.

Pocos días más tarde fueron detenidos varios indígenas, entre quienes estaba Facundo Jones Huala.

En ese momento las autoridades chilenas confirmaron que el "lonko" había cruzado ilegalmente la frontera por pasos que no son controlados.

"Es cierto que crucé la actual frontera caminando sin pedirle permiso al winka, sino solo a los Newen, NgueneChen kafei Pu Futakechelem, eso por diferentes motivos personales y políticos, solo ellos saben cuándo y dónde", reconoció en ese momento Jones Huala.

Luego de un corto período en prisión, el líder de la RAM fue dejado temporariamente en libertad con orden de no abandonar el país.

No cumplió la orden y regresó a la Argentina a través de pasos secretos solo conocidos por los mapuches.

El 12 de noviembre de 2014 fueron absueltos los cómplices del ataque, Fennix Delgado Ahumada, Alex Bahamonde Garrido y Tito Cañulef Neipán, por el Tribunal Oral en lo Penal de Valdivia.

El mismo Tribunal ordenó la prisión domiciliaria por 61 días de la machi Millaray Huichalaf Pradines, culpable de encubrir el atentado.

La situación de Jones Huala, que jamás pudo ser juzgado al haberse fugado de Chile, podría muy ser distinta.

En ausencia del referente del RAM, el fiscal adjunto de Los Ríos, Sergio Fuentes, solicitó para él una pena mínima de 12 años de prisión por los delitos de incendio de lugar habitado, tenencia ilegal de armas de fuego, tenencia ilegal de municiones e ingreso clandestino a Chile.

A esto se le sumaría otra pena en relación a no haberse presentado a los tribunales cuando le fue requerido por la justicia trasandina.


Otra vez mapuches incendiaron iglesias en el sur de Chile



Un grupo de desconocidos atacaron e incendiaron dos iglesias católicas y una protestante al sur de Chile, en la región de La Araucanía, el miércoles por la madrugada.

Autoridades locales investigan los hechos y afirmaron que en los sitios se encontraron panfletos que exigían la liberación de cuatro líderes mapuches arrestados por incendiar el templo protestante de Padre Las Casas el 9 de junio de 2016.

El ataque del miércoles afectó a dos iglesias católicas del sector de Púa, en la comuna de Victoria, que quedaron completamente calcinadas, mientras que otra iglesia protestante en la vecina localidad de Ercilla resultó parcialmente dañada.

"Asistimos a tres procedimientos en un rango de horario similar", relató a periodistas el jefe policial de la zona, Matías Sandoval.

La Iglesia Católica de Chile calificó a los responsables de los incendios como "terroristas".

No es la primera vez que personas vinculadas a la causa mapuche efectúan este tipo de ataques.

En marzo de 2016 fue prendida fuego la iglesia de San Sebastián y la casa parroquial en Vilcún en la región de la Araucanía, en el sur de Chile.

Un mes después, otra capilla católica fue incendiada en la zona de Antiquina, en la ciudad de Cañete.

Y el pasado 7 de septiembre una turba de manifestantes atacó la Catedral de Temuco causando daños materiales y dejando herido al sacristán del templo.

Fuente: Clarín y AFP


 

Comentá esta nota