En una nueva carta desde su detención en Marcos Paz, Julio De Vido habla de "monjes negros" en la política
Se refiere a figuras que traicionan a su "gobernante". Además, critica a Sergio Massa, Graciela Ocaña, Florencio Randazzo y Martín Lousteau.
Julio De Vido escribió una nueva carta desde el penal de Marcos Paz. Foto: Perfil

Desde la cárcel, ex ministro kirchnerista Julio De Vido, escribió una nueva carta, en la que habló de "los monjes negros" que "traicionan" a sus líderes políticos.

Además, criticó a Sergio Massa, Graciela Ocaña, Martín Lousteau y Florencio Randazzo y aseguró que seguirá "en la ruta de construir una oposición al modelo neoliberal, digna y genuina, sin miedo a los carpetazos".

"En muchos casos y para tener las manos libres, ante la eventual caída de PRÍNCIPE, no duda siquiera en deshacerse de sus colaboradores más inmediatos que pudieran comprometerlo", señala, al describir el accionar de esos supuestos "monjes negros", y agrega: "Su nivel y capacidad de traición es enorme y su inmoralidad y falta de códigos, nauseabunda".

"¿Cómo podríamos explicar que Massa, Ocaña, Lousteau y Randazzo fueran candidatos en contra frontalmente de la conducción del FpV o de sus candidatos?", se pregunta y asegura: "Tengo muy en claro el rol que políticamente cumplieron esos candidatos y para quién".

Sin embargo, aclara que no se refiere a Mauricio Macri, sino "al conglomerado mediático al que este poder ahora reporta".

"Yo me pregunto y le pregunto, amigo lector, en los meses o años que llevaron adelante sus gestiones como funcionarios, como ministros ¿no lo vieron? ¿no vieron esa nunca vista 'corrupción k'? Si la vieron, ¿qué hicieron? ¿por qué no la denunciaron?", plantea y remata: "¡Estos señores eran ministros! No personal de maestranza, por quienes si siento respeto y afecto, que es un sentimiento que ellos seguro no conocen!".

En esa esa línea agregó: "Está muy claro que jugaron electoralmente cumpliendo el pedido de sus mandantes, preparados preliminarmente por sus impulsores, pero ellos no los premiarán ni serán jamás sus socios, ni siquiera sus empleados. Son sólo sus sirvientes y por el momento, solo por el momento, no los acosarán con carpetazos".

Luego señala: “Razonen, piensen y coloquen detrás de cada uno de estos apellidos-candidatos qué MONJE NEGRO los impulso y promovió. Sin duda, encontrarán su o sus nombres y estoy seguro no se equivocarán. ¡Al que le quepa el sayo, que se lo ponga carajo!".

El 31 de octubre, el ex ministro había dicho en una carta que el Estado de derecho "está roto" o "simplemente no existe" en Argentina y sostenía que no pudo haber cometido los delitos de los que se le acusa.

"Estoy detenido sin juicio previo en dos causas por delitos que no están probados y de los que nunca pude haber sido el actor por falta de acción, es decir, que con las misiones y funciones que me atribuía la ley, aunque se hubieran cometido yo nunca los hubiera podido cometer", aseveraba en ese comunicado.

De Vido, de 67 años, fue detenido el 25 de octubre tras entregarse a la Justicia minutos después de que el Congreso le quitara sus fueros como diputado nacional por pedido de dos jueces que ordenaron su detención en causas por presunta corrupción.


 

Comentá esta nota