El número de jóvenes españoles que no tienen ni bachillerato duplica la media de la OCDE
El 35% de los jóvenes entre 25 y 34 años no alcanza el nivel de educación secundaria superior, mientras en la OCDE se reduce a un promedio del 16%.
Estudiantes de bachillerato en España. Foto: EFE
El 35% de los jóvenes españoles entre 25 y 34 años no ha pasado de la educación obligatoria, una de las tasas más elevadas entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según el informe Panorama de la Educación 2017 publicado este martes por la organización de países avanzados.

La media en estos países es del 16%, menos de la mitad que en España.
 
"Cuanto mayor es el nivel educativo alcanzado, mayores son las perspectivas de empleabilidad y menor es el riesgo de desempleo", dice el análisis del organismo.

En el caso de España, ese 35% de jóvenes que no han pasado a bachillerato está al nivel de países como Argentina o Colombia.

Y no solo supera el promedio de la OCDE, sino también a otros países mediterráneos como Portugal (31%), Italia (26%) o Grecia (15%).

"La tasa de jóvenes que solo posee estudios básicos ha bajado casi diez puntos del 44% al 35% de 2000 a 2016", ha defendido en un comunicado el Ministerio de Educación.

La visión de la OCDE es otra. España y Finlandia, dice son informe, "son los dos únicos países [de los 46 analizados] que no han reducido la tasa de jóvenes adultos sin bachillerato".

El porcentaje ya era del 35% en 2005... e incluso ha aumentado un punto de 2015 a 2016.



Fuente: OCDE

La consecuencia de esto, tal y como revela el informe, se observa en las tasas de desempleo. El paro entre los jóvenes españoles que no han alcanzado el bachillerato es del 30% (un 17% en la OCDE), solo superado por Eslovaquia, Sudáfrica y Grecia.

Para este colectivo, además, la posibilidad en hallar empleo ha empeorado respecto a antes la crisis. Si en 2005 tenían un 72% de posibilidades de tener trabajo, ese porcentaje se ha desplomado hasta el 60%; un porcentaje más cercano a la media de la OCDE (59%) y que revela qué tipo de empleo se creaba en los años del boom inmobiliario.

El desempleo preocupa menos a los jovenes con estudios superiores. La tasa de paro para ellos es del 16%, catorce puntos menos que entre los jovenes que solo tienen educación obligatoria, aunque muy superior aún al 6% de media en la OCDE.

En estudios superiores (41%) y universitarios (35,7%), en cambio, los jóvenes españoles sí están en la media de la OCDE.

"Son siete puntos más que hace una década", ha presumido el departamento dirigido por el ministro Méndez de Vigo.


La falta de formación se refleja también en bajos salarios, uno de las grandes preocupaciones en España y que puede llevar este otoño a grandes movilizaciones sindicales.

Los ingresos de trabajadores con educación superior son un 56% superiores a la media: los de aquellos que no llegaron a bachillerato son un 25% inferiores.


La FP sigue siendo la gran olvidada en España

La OCDE señala además que España presenta una baja proporción de jóvenes entre las citadas edades matriculados en Formación Profesional (12% frente a una media del 26%), pese a que los titulados de esta rama tienen una ocupación del 74% frente al 63% del resto de titulados.

Según el documento, los países con programas "bien asentados" de FP son más efectivos en paliar el paro juvenil, pero en España sólo el 0,4% de alumnos de secundaria cursan formación dual.

Este programa que compagina trabajo y estudio -implantado en España hace un lustro- alcanza al 17% de estos alumnos en los países desarrollados.

"Los sistemas educativos deben explicar mejor a los jóvenes qué estudios ofrecen las mayores oportunidades para la vida", ha explicado durante la presentación del informe Andreas Schleicher, el responsable de Educación de la OCDE.

En España la tasa de empleo más alta se encuentra en las áreas de Salud (86%) y Tecnologías de la Información (84%); las más bajas, en Educación, Artes y Humanidades, Ciencias Sociales y Periodismo.


Más ni-nis que en la media de la OCDE

A la OCDE le preocupa también la situación enquistada de los ninis tras la crisis económica.

"A pesar de los esfuerzos realizados por Irlanda, Italia, Portugal y España, el porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan es cinco puntos superior al que tenían en 2005", lamenta la OCDE.

 

Fuente: OCDE

La tasa de ninis en España ha descendido respecto al año pasado pero, como dice la OCDE, supera la de 2005 (19%), antes de que la crisis se llevaran por delante al sector constructor, al que acudieron con el boom del ladrillo miles de jóvenes atraídos por un empleo fácil y bien pagado, abandonando sus estudios en el camino.

Solo Turquía (33%), Italia (32%) y Brasil (27%) cuentan actualmete con más ninis jóvenes que España.


Sesgo de género "desproprocionado"

El club de países desarrollados recuerda además que los estudios superiores sobre Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (CTIM) son clave para el crecimiento y se benefician de "tasas de empleo más altas".

En el grueso de la OCDE, de hecho, la tasa de empleo de los titulados en TIC es siete puntos más alta que para los titulados en humanidades o ciencias sociales.

Pero lograr la igual de hombres y mujeres en este campo es un "sueño lejano", valora el organismo. "Los estudios de educación superior relacionados con las ciencias se ven recompensados en el mercado laboral, aunque las áreas de estudio se hallan condicionadas en gran medida por las diferencias de género".

El sesgo en España es peor aún que en otros países. La proporción de mujeres españolas en carreras TIC fue del 12% en 2015 (19% de media de la OCDE), aunque la OCDE califica de "desproporcionada" en general la presencia de mujeres en carreras relacionadas con educación (España, 79%; OCDE, 78%) y salud (España, 72%; OCDE, 76%).

No obstante, a pesar del sesgo de género, el 30% de los españoles con estudios superiores cursaron alguna carrera de las llamadas CTIM; es una de las proporciones más elevadas en la OCDE y solo la superan Alemania (33%), Austria (32%) y Estonia (30%).


Menos inversión en educación que en la media de la OCDE

El porcentaje de dinero público destinado a educación en España respecto a la inversión privada corre cercano a la media.

El 68% del gasto lo realizan las administraciones por un 32% efectuado por iniciativa privada, una proporción cercana a la media (70%-30%) y lejana de los extremos que marcan países de modelos opuestos como Finlandia y Noruega (96% público) o el Reino Unido, donde apenas el 28% del gasto educativo es público. Otra cosa es qué porcentaje de riqueza del país se emplea en educación.

Según la OCDE, España ocupa los últimos lugares de la tabla. Sin distinguir entre el origen público y privado de los fondos, los países avanzados gastan de media un 5,2% de su PIB en educación, mientras en España apenas llega al 4,3%, aún dos décimas menos que en 2010.



Fuente: OCDE

España es, además, el segundo país tras Italia que más recortó en formación durante las vacas flacas: su gastó quedó en 2014 en el 87% del que existía antes de la crisis.

En cantidades brutas tampoco sale España bien parada. El gasto anual por alumno en primaria es de 6.970 dólares (unos 5.800 euros), en secundaria de 8.528 dolares y en superior de 12.489 dólares.

La media de la OCDE en los tres niveles es de 8.700, 10.106 y 16.143 dólares, respectivamente. Muy por encima.

Además, en la Unión Europea (UE) solo superamos a bálticos, a los dos países de la ex Checoslovaquia... y a Portugal.

 
Fuente: 20minutos

 

Comentá esta nota