El Gobierno avanza con cambios regulatorios en los puertos para reducir los costos en el comercio con el resto del mundo
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia estimó que los costos de practicaje pueden bajar 20%. Se asegura que disminuirá el gasto público asociado a la importación de gas.
Jorge Metz, subsecretario de Puertos y Vías Navegables del Ministerio de Transporte; Esteban Greco, presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC); Francisco Cabrera, ministro de Producción; Miguel Braun, secretario de Comercio.

Esos barcos que al lado de los buques parecen diminutos, que conducen a los grandes navíos a los puertos de la Argentina es un servicio que hoy está en la mira.

Luego de un estudio detallado realizado por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), se concluyó que el costo de esta tarea conocida como practicaje marítimo podría bajar un 20 por ciento.

Este servicio, que es obligatorio para el ingreso y egreso de barcos, porque es el que conoce como nadie los canales de acceso y salida de los puertos "es más altos que en el promedio de la región", según dijo Esteban Greco, titular de la CNDC, en una conferencia de prensa en las oficinas del organismo en la que participó Infobae.

La CNDC encontró en el practicaje: "Potencial falta de competencia, barreras para entrar al mercado y presunta subordinación de la prestación de otros servicios portuarios".

Por ejemplo, el valor hora de un practicaje de corta duración es de u$s 920 en Bélgica (Amberes), u$s 1.390 en Holanda (Amsterdam),  mientras se eleva a u$s 1.920 en el puerto de Bahía Blanca.

Los valores de practicaje de la Argentina también son los más altos detectados para duración intermedia y larga.

El valor hora es de u$s 390 en Egipto, u$s 1.246 en Uruguay; y u$s 1.444 en la Argentina, en ambos casos en el Puerto del Río de la Plata.

Los buques que se utilizan para las expos e importaciones a los puertos del Río Paraná tiene un costo de entrada de unos u$s 100.000, que corresponde a un 45% del total de los costos que tiene que afrontar.

El informe de la CNDC estimó que "está pagando el doble que en España, China y Chile".

Para un buque metanero -como los que importan YPF y ENARSA-, el costo del practicaje se eleva a los 250.000 dólares.

El resultado del estudio impactaría de lleno en el comercio de la Argentina con el mundo, ya que beneficiaría tanto a las exportaciones como a las importaciones.

A la hora de venderle al resto de los países, se podrían colocar productos más competitivos; y al importar, se abaratarían los insumos importados.


Ahorro de divisas para el Estado

El trabajo de análisis comparado de la CNDC especifica, por ejemplo, que el Estado se podría ahorrar u$s 8 millones de gasto público al año en la importación de gas para uso residencial a través de los barcos.

"Se espera una reducción de u$s 3 millones por año para el puerto de Bahía Blanca, de u$s 2,4 millones para el Río de la Plata y de u$s 41 millones para el Río Paraná", especificaron.

Jorge Metz, subsecretario de Puertos y Vías Navegables del ministerio de Transporte, aseguró que hay 400 prácticos en 4.500 kilómetros de costa, y que en la actualidad existe "una gran distorsión de precios en los servicios".

El Gobierno recibió las recomendación de la CNDC y ahora llevará a cabo un plan de acción para que estos costos logísticos se reduzcan. "Esperamos que esté aplicado antes de fin de año", estimó Metz.



 

Comentá esta nota