El 50% de los municipios de España no tiene ninguna sucursal bancaria, según el sindicato Fine
Un estudio analiza la caída del empleo en el sector bancario. Según números del Banco Central Europeo (BCE), el sector financiero español es el menos competitivo de la Unión Europea.
Imagen que representa el trabajo en un banco de España. Foto: GTRES
El cincuenta por ciento de los municipios de España no dispone de una sucursal bancaria física, según un informe de la Federación Fuerza Independencia Empleo (Fine), el sindicato independiente más grande del sector financiero, con novecientos delegados que representan a 30.000 afiliados.

El I Estudio Empleo Postcrisis en la Banca Española presentado esta semana por Fine refleja los ajustes de personal en el sector y desecha el argumento de necesidad de los clientes de digitalización bancaria.

El autor del estudio José Manuel García Diego se refirió al exponer el análisis a la caída del empleo en la banca española desde 2008, cuando comenzó la crisis económica, hasta 2016, y dijo que el informe se asienta en datos recopilados de registros públicos.

El estudio cita números del Banco Central Europeo (BCE) y explica que en 2008 el sector financiero español era el segundo menos competitivo en la comparativa con los principales países de la UE, para situarse en 2016 a la cabeza de esa comparativa.

"El empeoramiento en tan sólo ocho años, en un 89 % de nuestro índice de competencia supone doblar al de otros países de la UE, algunos de los cuales, como Francia, no sólo no han empeorado sino que han mejorado", dice el estudio.

"Este es un buen argumento para rebatir a aquellos que sostienen que la concentración de bancos debe continuar en España", indica el texto.


Cajas de ahorro

García consideró al presentar el informe que en 2008 se primaba el concepto de sostenibilidad, sobre todo en las Cajas de Ahorro, se garantizaba la accesibilidad de los clientes y la no exclusión financiera.

En 2008 las cajas de ahorro representaban más de 2.000 millones de euros de retorno a la sociedad a través de la obra social, pero se dio un salto atrás de "35 años" con la finalidad de la rentabilidad, sin tener en cuenta a la sociedad ni a los trabajadores.

Consideró en este sentido que los empleados empezaron a aumentar sus jornadas y subió el absentismo, con relaciones laborales que se judicializaron y con despidos generalizados, más de 84.000.

García insistió en la "reducción drástica" en términos de obra social, con 2.000 millones de euros que ya no retornan, y con una judicialización que también llegó a los clientes.

El experto rechazó que el problema se centre en la expansión financiera por el ladrillo y argumentó que se crearon 30.000 empleos con este sector y se destruyeron 85.000, 55.000 más de los que surgieron en España.

Sobre las oficinas bancarias, manifestó que se crearon 8.000 pero se destruyeron 17.500, y sobre la recuperación de las cifras de negocio la atribuyó al aumento de la productividad -millones de negocio gestionados por empleado-.

Para García, ese incremento de la productividad abarca jornadas más largas sin cobrar más, de forma generalizada, una situación que conlleva "presión empresarial", "miedo a ser despedido" y desemboca además en absentismo, debido a que "la gente se rompe".

Al evaluar el número de trabajadores por cada 10.000 habitantes en el sistema financiero español y la zona euro, proporcionó datos de 2015 y citó que en España este sector daba trabajo a 43,5 personas por cada 10.000 habitantes, mientras en Europa la cifra se elevó a 58,8.

Se mostró contrario a que el cierre de oficinas y los despidos tengan que ver con la banca digital o los servicios financieros por Internet y argumentó que la banca digital no tiene la suficiente entidad ni ahora ni a corto plazo para justificar las clausuras.

El autor del estudio, con datos de 2016, manifestó que las compras por internet se llevan a cabo sobre todo para viajes, billetes de tren o avión, mientras sólo una cosa se compra menos que los productos bancarios con el sistema informático, los medicamentos.

Fuente: EFE

 

Comentá esta nota