Denuncian a un ex colaborador de Aníbal Férnández por enriquecimiento ilícito
La Unidad de Información Financiera (UIF) reportó la compra sospechosa de una serie de inmuebles y autos por parte de Sergio Villordo, ex intendente de Quilmes.
El presidente Néstor Kirchner junto al intendente de Quilmes, Sergio Villordo, encabeza el acto de entrega de viviendas en esa localidad.
La Unidad de Información Financiera (UIF) reportó una serie de operaciones comerciales millonarias y sospechosas del ex intendente de Quilmes, ex hombre de confianza de Aníbal Fernández y actual diputado provincial del Frente Renovador, Sergio Villordo, en una causa en que está siendo investigado por supuesto enriquecimiento ilícito.

La denuncia fue realizada en agosto de 2016 por la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, con el patrocinio legal de Mónica Frade.

Villordo fue el chofer de Fernández y luego de que éste dejó la intendencia de Quilmes lo reemplazó en el cargo (entre 2003 y 2007) aunque después se separaron políticamente.


En un informe realizado por la UIF informó al juez federal de Lomas de Zamora, Alberto Santa Marina, y a la fiscal federal Silvia Cavallo que Villordo participa de cuatro empresas: Voigres (servicios inmobiliarios) y las dedicadas a servicios empresariales Dorrego Parking, Nogal Eventos y Altos de Clos con sede en Rosario y junto a su socio Sebastián Rambert. Voigres es un acrónimo de Sergio.

Luego Nogal y Dorrego constituyeron, además, dos uniones transitorias con la firma Diseñarq junto a Valentín Silvero Cuenca.

Diseñarq compró y vendió 8 inmuebles entre el 2012 y 2015. Otra sociedad vinculada a Villordo, Nueva Arquitectura, le extendió una célula azul de un Audi Q7 todo terreno.


Pero para la UIF, Voigres sería utilizada como pantalla para “la colocación de activos de Villordo”, informaron a Clarín fuentes judiciales.

Por su parte Voigres, con domicilio en Puerto Madero, intervino en la compraventa de tres inmuebles con un valor cada uno de 1,5 millones de pesos.

Además, esta misma firma extendió células azules para usar los siguientes cinco autos a Villordo y su familia: Jeep Wrangler 2016, Audi A 3, Volkswagen A3, Volksvwagen Tiguan, Volkswagen Vento y una Ford Ranger 4x4. Y, además, vendió un Rolex en $ 54.000 a la joyería Roberto Petroni.


En el rubro manifestaciones de menor relevancia económica, la UIF -que dirigen Mariano Federici y María Eugenia Tallarico- señala que Villordo también registró las marcas "Dorrego Group" y "Espacio Lavalle" y con su tarjeta de crédito American Express hizo gastos por 215 mil pesos en 2014, 279 mil en 2015 y 599 mil en 2016.

En otra sección, afirma que Villordo tiene o tuvo la titularidad, también, de un Peugeot 308 y un cuatriciclo Kymco.


Consultado por Clarín, Villordo negó haberse enriquecido en forma ilícita y dijo que "quizás me puedo equivocar pero entiendo Mariano Federici, Presidente, de la UIF, no ha denunciado ningún ilícito".

El informe de inteligencia dice "que puede ser agregado al expediente, sin perjuicio de lo cual no constituye un elemento probatorio...", agregó.


El legislador massista destacó que "todo lo que tengo está declarado. Además de haberse levantado el secreto bancario y ser fiscalizado por AFIP desde el 9/8/2016".

En informes de otros peritos "existen algunos "errores" sobre mi patrimonio como por ejemplo el automotor Dominio EIZ859, que fue vendido y realizada la correspondiente denuncia de venta el 28/12/2005".

Y subrayó, que "nunca tuve inmuebles u operaciones comerciales en la ciudad de Lanús, ni mi familia tampoco".


El informe de la UIF confirmó varias de las sospechas de la denuncia de la diputada Carrió y sugirió al juez y a la fiscal realizar otras medidas de prueba para profundizar la investigación patrimonial.

La fiscal Cavallo ya había pedido, en otro escrito, comparar estos bienes con las declaraciones juradas de impuestos a las ganancias y bienes personales de Villordo, quien desde 1997 a la fecha ha sido funcionario público en distintos cargos.

Por lo pronto, el juez dispuso el embargo preventivo de una casa que Villordo tiene en la calle Brandsen en Quilmes para evitar que lo venda ante un eventual procesamiento.

Fuente: Clarín


 

Comentá esta nota