Definen el origen de los misteriosos hombres de la Isla de Pascua
Un estudio señaló que no hay prueba genética de que se mezclaron con indígenas de Sudamérica. Es en la época previa a la llegada de los europeos al continente.
La Isla de Pascua.

Un estudio definió el origen de los rapanui, los misteriosos hombres de la Isla de Pascua, antes de la llegada de los europeos al continente americano.

Fue al advertir que no hay prueba genética de que aquellos habitantes se mezclaron con indígenas de Sudamérica en esa época histórica.

El estudio, publicado en la revista médica Current Biology, destaca que aunque no es posible descartar contactos culturales entre los rapanui y los pueblos indígenas sudamericanos, si estos se produjeron "no dejaron rastros genéticos" en las muestra de individuos que fueron analizadas.

Lars Fehren-Schmitz, investigador de la Universidad de California y el principal autor del estudio, afirmó en un comunicado que les "sorprendió no encontrar ninguna traza de indígenas americanos" en las muestras de antiguos rapanui.

Los investigadores extrajeron el ADN de cinco individuos que vivieron en la Isla de Pascua antes y después de la llegada de los europeos.

Los resultados permitieron a Fehren-Schmitz y su equipo "rechazar la hipótesis" porque ninguno de esos individuos "tenía una herencia sustancial de indígenas americanos".

"Nuestra información sugiere que la herencia indígena americana presente hoy en día en los pascuenses no estaba presente en la isla antes del contacto con los europeos y por tanto puede ser debido a hechos más recientes en la historia", añadió el investigador.

Pero los científicos tampoco han podido responder a la pregunta de cuándo se produjo exactamente el mestizaje entre rapanui y suramericanos que se observa en el genoma de los pascuenses de hoy en día.

En la actualidad, el ADN de los pascuenses muestra entre un 5 y un 6 % de material genético procedente de indígenas americanos.

Por eso, los científicos dijeron que el próximo paso sería obtener cuantiosas muestras del genoma de otras poblaciones antiguas de Oceanía y el occidente de Suramérica para determinar las interacciones potenciales entre unos y otros.

Fuente: EFE


 

Comentá esta nota